Volver al inicio

Arturo Sosa, SJ: nuevo Superior General

A mediados de octubre, el jesuita venezolano fue elegido para ocupar el cargo que hasta entonces había desempeñado Adolfo Nicolás Pachón, SJ. Sosa es el 31 Superior General de la orden religiosa fundada por san Ignacio de Loyola.

Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Antetitulos: 
Sosa Abascal fue provicinal de Venezuela y consejero general de la Compañía de Jesús. Foto: Cortesía
Sosa Abascal fue provicinal de Venezuela y consejero general de la Compañía de Jesús. Foto: Cortesía

Por Judith Morán y Gustavo Abarca

 

A 200 metros de la sede del Papa en la Ciudad del Vaticano, un jesuita latinoamericano dirige, desde el pasado 14 de octubre, a la Compañía de Jesús. Se trata del venezolano Arturo Sosa Abascal, SJ, quien asume el cargo en sustitución de Adolfo Nicolás Pachón, sj, y lo hace con la vista puesta en la migración, los refugiados, la solidaridad con los más vulnerables, el diálogo y la reconciliación.

Sobre el nuevo Superior General de la Compañía de Jesús —orden religiosa integrada por más de 17 mil jesuitas—, José Morales Orozco, SJ, rector del ITESO, destaca que Sosa Abascal tiene una visión de la Iglesia desde Latinoamérica. “Su experiencia como venezolano, en la que ha vivido situaciones políticas, sociales y económicas difíciles, le ayudará a tener una mayor sensibilidad en relación con los problemas que atraviesa el mundo en materia de la democracia, la justicia y los derechos humanos”.

La reunión en la que se eligió a Arturo Sosa como Superior General congregó a 215 jesuitas de todo el mundo. De México asistieron el provincial José Francisco Magaña Aviña, SJ, David Fernández, SJ, y Alejandro Patricio Cancino, SJ. La elección, que fue aprobada por el Papa sin contratiempos, ha llamado la atención de la prensa internacional por ser el primer General no europeo en la historia. Ha sido tal la expectativa que, apenas a un par de días de haber asumido el cargo, sostuvo un encuentro con los medios. Las preguntas giraron en torno a la situación social y política de Venezuela, que no le es ajena: Sosa ha escrito una docena de libros sobre la democracia y la dictadura del país sudamericano, como Venezuela: Análisis y proyecto (1982) y Democracia y dictadura en la Venezuela del Siglo XX (1982) (ambos están disponibles en la Biblioteca del ITESO).

En ese primer encuentro con la prensa, el también doctor en Ciencias Políticas apuntó que ni el gobierno ni la oposición venezolana ofrecen un plan para su país. “No se entiende lo que pasa en Venezuela si no se entiende que el país vive de la renta petrolera y que la administra con exclusividad el Estado”, dijo el Superior General, para luego añadir que “esto supone que se haga muy cuesta arriba la formación de una sociedad democrática. El Estado tiene que estar subordinado a los ciudadanos porque son ellos quienes mantienen al Estado, pero [en el caso de Venezuela] es el Estado quien mantiene a la sociedad, y esto hace muy difícil la creación de un Estado democrático”.

Tras la elección del nuevo Superior General, la Congregación General permaneció reunida en Roma para la etapa llamada Ad Negotia, durante la cual los delegados jesuitas han trabajado en otros asuntos trascendentes para la Compañía, como es la importancia de llevar la reconciliación a países como Venezuela, Siria e Iraq. “En todas las regiones del mundo se siente esta división, hay situaciones graves. Hay situaciones como en Siria, pero también existen otras guerras que no se conocen porque no están en los medios de comunicación. Hay también violencia como la que se ejerce sobre las personas que deben emigrar por razones económicas”, denunció durante su comparecencia ante los medios.

El jesuita Antonio Spadaro, editor de la publicación jesuita Civiltà Cattolica, asegura que, además de la espiritualidad ignaciana, el nuevo Superior General tiene interés por el tema de la migración, los refugiados y la solidaridad con los más vulnerables.

Por su parte, José Morales destaca que Sosa es “el Padre General que Dios quiere para la Compañía de Jesús y para la Iglesia”, y añade que, dada la formación del venezolano, “nos va a ayudar a los jesuitas a vivir lo que el padre Nicolás, su predecesor, contestaba cuando le preguntaban cuáles eran los retos de la compañía. Decía que ‘son los retos del mundo’ y hablaba de la paz, la inseguridad y el secularismo agresivo, sobre todo en Europa. Arturo Sosa los va a asumir”.

El Rector del ITESO coincidió con Arturo Sosa en varias reuniones de la Asociación de Universidades Confiadas a la Compañía de Jesús (AUSJAL) y en Roma, cuando ambos eran provinciales de México y Venezuela, respectivamente. “Lo considero muy buen jesuita, muy bien preparado, con un gran sentido de compromiso social, con un conocimiento universal de la compañía”, detalla Morales y agrega que Sosa cuenta con un “profundo sentido de la Iglesia, como lo quería San Ignacio”.

La elección de Arturo Sosa no fue el último acontecimiento histórico de esos días. También lo fue el encuentro entre la Congregación General de la Compañía con el Papa Francisco, que tuvo lugar a finales de octubre. Y es que nunca había habido un Papa jesuita, y mucho menos ninguno había intervenido en el lugar donde se reunía la Congregación General de la Compañía.

La presencia del Papa tuvo un valor extremadamente significativo, también por su modalidad tan inusual: una audiencia en la misma Aula de la Congregación General, que extendiera durante algunas horas un encuentro libre y espontáneo en un clima relajado y abierto, como quizá no había sucedido en mucho tiempo.

 

El nuevo Padre General

Arturo Sosa Abascal, de 67 años, fue el provincial de Venezuela de 1996 a 2004, y en 2008 su predecesor, Adolfo Nicolás Pachón, SJ, lo nombró consejero general. Es doctor en Ciencias Políticas y, de acuerdo con Antonio Spadaro, sj, ha escrito libros sobre la dictadura venezolana del siglo XIX. También ha sido profesor e investigador en distintas instituciones, como, por ejemplo, la Universidad Católica Andrés Bello, que pertenece a la Asociación de Universidades Confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina (AUSJAL).

Como se menciona líneas arriba, tras la elección del superior, la Congregación General 36 dio inicio a la etapa Ad Negotia. Arturo Reynoso, SJ, jefe del Departamento de Filosofía y Humanidades del ITESO, explica que durante esa etapa, “la congregación elige a sus asistentes, por lo menos a los llamados ad providentiam, cuya traducción del latín podría ser ‘providentes’”, detalla, y añade: “[Ellos] son los que cuidan la persona del General para el gobierno”. m.

Para saber más

:: Mira en este enlace los pormenores de la visita del papa Francisco a la Congregación General de los jesuitas.

  • Más reciente
  • Más popular
Ilustración: Yazz
Te presentamos el número especial de MAGIS cuyos propósitos...
Jueves, Octubre 5, 2017 - 13:10
Salir a pasear en bicicleta. Eso es lo que María Salguero hace...
Lunes, Agosto 7, 2017 - 14:19
Kumamoto en una actividad con habitantes de su distrito. Foto: kumamoto.com
Parecía una reunión de viejos conocidos: la pequeña oficina pronto se...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30
Cada día miles de personas cruzan el país a bordo de «La Bestia». Fotos: Reuters
La fotografía que se proyecta en el auditorio D del ITESO muestra la...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin