Volver al inicio

Sandra Suubi y Helen Nabukenya: ¿Para qué nos sobran cosas?

Para ellas, “la basura es arte”. Su espíritu artístico no busca reciclar, sino encontrar ese material exacto para formar monumentales piezas de plástico o sencillísimas almohadas de retazos. Sandra Suubi expresa: “La basura nos muestra qué es valioso y qué no lo es; qué es utilizable o útil”

Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Antetitulos: 
«King of the road» (El rey del camino), instalación presentada en el Festival de Arte Contemporáneo de Kampala
«King of the road» (El rey del camino), instalación presentada en el Festival de Arte Contemporáneo de Kampala

Orgánica, inorgánica, peligrosa, sanitaria, electrónica, domiciliaria, hospitalaria, urbana, comercial, líquida, escolar, espacial, radioactiva, plástica, reciclable. Basura para tirar, guardar o reusar. Treinta millones de toneladas de basura al año sólo en México y un triste décimo lugar entre los países que más tiran cosas; a partir de esta cifra, desechar basura en la calle o tirarla en un bote da lo mismo.

Parece que no nos ha funcionado preguntarnos qué hacer con la basura. ¿Y si nos preguntáramos lo mismo que las artistas Sandra Sauubi y Helen Nabukenya, aunque Uganda —su país de origen— suene tan lejos y diferente de México? ¿Para qué nació esa botella de plástico que vaciamos en un segundo pero que permanece años y años sin desintegrarse? ¿Realmente nació para guardar una bebida? ¿Y si nació para el arte, y tomar algo de ella era sólo un pretexto? ¿Y si la ropa de moda que compramos y que la siguiente temporada tiramos nunca hubiera sido ropa, sino parte de una pintura?

Para ellas, “la basura es arte”. Su espíritu artístico no busca reciclar, sino encontrar ese material exacto para formar monumentales piezas de plástico o sencillísimas almohadas de retazos. Sandra Suubi expresa: “La basura nos muestra qué es valioso y qué no lo es; qué es utilizable o útil”, y es que decir que las dos artistas recogen basura para crear arte suena fútil ante sus obras. Más bien, digamos que ellas saben encontrar en la basura ese magnífico arte escondido; que saben cómo dar un uso trascendental a esa botella que pensábamos que estaba hecha para una acción tan banal como tomar algo.

Helen Nabunkenya Key (Llave), pieza de Helen Nabunkenya, 2015

Las dos artistas contemporáneas han formado con otros artistas africanos un proyecto llamado Afrika Arts Kollective, junto con Romex, Xenson y Ruganzu Bruno. Saltaron a la fama debido a una exposición colectiva en Uganda que ha creado tendencia desde el continente negro: la basura vista como materia prima artística, no sólo para reciclar —eso es fácil—, sino también para descontextualizar, criticar, informar, subvertir, denunciar, reflexionar y tantos verbos como los tipos de basura, como las infinitas acciones del arte en nosotros.

Sandra Suubi es también cantautora y le gustan las botellas de plástico: suele reunirlas para crear enormes instalaciones con forma de, por ejemplo, un par de audífonos, a fin de preguntarse cómo escuchamos en Ebiloto i (Sueños i), 2014. Con forma de un gran casco de motociclista que la artista hace desfilar por las calles de Kampala, para ilustrar un rasgo de la identidad africana urbana, al tomar un elemento de los boda-boda (taxis en motocicleta) en King of the Road (Rey del camino), 2014. O para transformar la naturaleza, al crear enormes pájaros de botellas de colores, en un acto que agrega vida a lo plástico, en su pieza más conocida, The Power of Possibility (El poder de la posibilidad), 2014.

A Helen Nabukenya le gustan las telas. Con formación en arte y moda, la artista conoce la importancia de los textiles en la cultura africana, y a partir de ellos, de su mezcla y su transformación, pregunta e interpela a la propia cultura sobre lo político, lo social y lo femenino; explora no sólo los desechos o los telares, sino también esa línea delgadísima entre el arte y el oficio. Ella transforma trapos en un collage, un pedazo de blusa desechada en parte de una pintura, o, como en su pieza Key (Llave), 2015, unas antiquísimas telas en almohadas para que sus mujeres fabricantes descansen.

Quizás habrá que preguntarse creativamente: ¿para qué nacieron esa botella de plástico o ese pedazo de tela que no usamos y al que llamamos ropa? Y descubrir en estos objetos no sólo lo reciclable, sino también sus posibilidades artísticas. m.

 

 

Para conocer más

:: Sitio web de Sandra Suubi.

:: Afrika Arts Kollective en Facebook.

:: Perfil de Helen Nabukenya.

:: Entrevista a Nabukenya.

:: “Garbage Collectors”: arte, reciclaje y cambio social en Uganda.

  • Más reciente
  • Más popular
Ilustración: Yazz
Te presentamos el número especial de MAGIS cuyos propósitos...
Jueves, Octubre 5, 2017 - 13:10
Salir a pasear en bicicleta. Eso es lo que María Salguero hace...
Lunes, Agosto 7, 2017 - 14:19
Kumamoto en una actividad con habitantes de su distrito. Foto: kumamoto.com
Parecía una reunión de viejos conocidos: la pequeña oficina pronto se...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30
El reto permanente del ITESO es buscar la mejora continua. Foto: Carlos Díaz Corona
El ITESO es una universidad que está naciendo, y su 60 aniversario...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin