¿Zonas de riesgo cero?

(Crónica interrogativa)

 

 

En lo que nuestro diccionario avanza y tratamos de recomponernos del “frío adentro”, hoy,  seremos un poco serios, por no decir “académicos”, nosotras y nosotros, ellas y ellos. Dudé entre sí enfrentar el tema de lo siniestro (aquello familiar que se vuelve extraño y por ello se convierte en motivo de extrañamiento y de miedo, según Freud), un tema, a todas luces, pertinente dado que el cuerpo (propio, el cercano) ha devenido amenaza y severa mutación. El tema da, no lo podrán negar y, traigo el músculo –más o menos entrenado-, porque acabo de ocuparme de elaborar un análisis crítico para un libro, inminente, de fotógrafos latinoamericanos en torno a “Políticas del Cuerpo”, que debiera presentarse en Buenos Aires por lo que urgen noticias (de Flor (e), nuestra “corresponsal” en Buenos Aires), en torno al levantamiento de “veda” a los cuerpos mexicanos;  o, consideré, deslizarme- a la manera de nuestro vehículo de ayer-, hacia los territorios de la seguridad  y sus múltiples efectos en nuestra cotidianidad.

Y, frente a las experiencias de hoy, las noticias, sus intervenciones en este “blog de temporada”, opté por ir a la seguridad (para los interesados, en Alambre, una revista electrónica que dirige Anibal Ford, escribí una  versión “hard”), porque me pareció más pertinente la  “securitización”, una palabra que no existe en español, pero mis colegas norteamericanos ya usan con comodidad, era un tema para conversar en este espacio.

El primer asunto que detona la pregunta en torno a la seguridad es la relación (colapsada) entre seguridad y libertad. “Sacrifiquemos libertad en aras de la seguridad” fue la consigna derivada del septiembre norteamericano del 2001. Este asunto, fue “reflotado” (porque es un tema de alma antigua) por Zygmunt Bauman, un sociólogo de presumir, un pensador de primera de lo contemporáneo, pese a que en sus últimas incursiones editoriales en castellano, abuse de lo “líquido”. Todo conspira, desde Guantánamo y Abu Grahib hasta las medidas de aislamiento domésticas, nacionales e internacionales, de que es posible y necesario construir las zonas de riesgo cero que los poderes necesitan para garantizar y perpetuar su poder.

( Fotografía REUTERS/Tomás Bravo)

Si ya la sociedad global parece haber aceptado severas restricciones a su libertad, que han significado violaciones constantes a los derechos humanos, me pregunto, cómo modificará este virus y su manejo político y mediático, nuestra comprensión del mundo. ¿Es realmente el dilema hoy aislar a quien se percibe como amenaza para la seguridad, sin considerar los costos para la libertad y los derechos humanos? ¿cuáles serán las nuevas zonas de riesgo cero derivadas de la pandemia.

Postescriptum. Hoy me morí. Sobre mi propia cama, vendada con papel higiénico que me impidió hablar (pero no reír, pese a los severos regaños de la autodenominada “Dra. Santorini”, o sea, Aliah). Morí de un “caso, caso, caso de influenza”.  Y pese a mi muerte, tuve que aguantar ser ungida –en mi calidad de cadáver-, de un bálsamo para los pies, en todo el cuerpo. Cuando su abuelo “Mi Pepe”, le preguntó de qué  me morí, Aliah, contestó: ¡Fue de caso de influenza!, que, explicó con absoluto aplomo,  “me dio, porque me atropelló un coche con el virus,  que a su vez contagia nubes y paletas.  (Su mamá me explicó que en la calle, vieron un auto con tapabocas gigante).

This entry was posted in General. Bookmark the permalink.

5 Responses to ¿Zonas de riesgo cero?

  1. Javier Del Angel says:

    Rossana:

    van algunas aportaciones al Real Diccionario. Espero sean de utilidad publicativa.

    Brote: incapacidad gubernamental manifiesta.

    Incapacidad gubernamental: capacidad (sic) heredada del gobierno mexicano de perpetuar su status quo inmoral sádo-masoquista.

    Xenofobia: deporte antimexicano de reciente arraigo global, cuyos orígenes se remontan al “mata un chilango y harás patria¨.

    Chinos: xenófobos con licencia o sin ella. Ganadores (hasta ahora) del premio a la xenofobia en el 2009.

    Tapatíos: recién adoptados hermanos de tragedia de los chilangos.

    Turismo: (después de la contingencia mexicana) dícese del deporte extremo de moda.

    Tapabocas: novedoso (e ineficiente) incitador de la espada del Augurio.

    Saludos.

    Javier Del Angel.

  2. Virulenta Pig says:

    Yo tengo los sintomas! que surgieron por la ignorancia de no saber qué pensar y qué hacer con esta puerca vida…
    todo el ambiente esta contaminado, y no pude salir limpia, en estos dias de contingencia me tuvieron encerrada donde no entra el aire libre y fresco, y mucho menos se puede respirar tranquilidad, el ambiente con miedo lleno de “influenzias” es lo que me está dando la peor de las muertes, me mata poco a poco este aislamiento de personas, y se agotaron las vacunas de optimismo, la temperatura sube y supera los 39º que lo unico que hacen en mí es evaporar el lithio que queda en mi cabeza…
    no puedo gritar el tapabocas suprime mi voz, y nadie escucha si no se habla de un tema “influenzado”, y si tan solo estornudara para llamar su atención?, ese estornudo mancharia mi expediente, y me darian una cuarentena donde cada día es un año de condena, me tatuarian un tapabocas, y dejaria de ser persona para convertirme en un expediente, no eres nadie sin un expediente.
    Nadie entiende que mi escurrimiento nasal, emerge como mi unico medio de xpresion, lloro de la impotencia de no tener nada que hacer para cambiar esta situacion, frustrada me quedo y lloro sólo cuando ya no queda nada más que hacer… tal vez mis lagrimas consigan limpiar mi vision y darme una vista menos puerca.
    V.P.

  3. flor (e) says:

    sí, las restricciones se han levantado. esto decía “La Jornada” al respecto antes de ayer, 14 de mayo:

    “En Argentina, el jefe de Gabinete, Sergio Massa, aseguró este jueves en rueda de prensa que, pese a las críticas que se suscitaron, la suspensión y restablecimiento de los vuelos desde México ‘permitió desarrollar las medidas sanitarias necesarias ante la emergencia’. Añadió que continuarán los ‘controles sanitarios termográficos’ a los pasajeros que lleguen a Argentina desde México, Estados Unidos y Canadá. ‘Las mismas condiciones rigen para cualquier vuelo cuyo comandante informe a torre de control que tiene un pasajero con síntomas similares a los que podrían ser de gripe A aunque no venga de los países endémicos’, dijo. La decisión adoptada por el gobierno argentino sólo afectó a las empresas Aeroméxico y Mexicana, ya que la panameña Copa, la chilena Lan Chile y la estadunidense American Airlines siguieron volando desde y hacia Buenos Aires con escalas previas en otros países. Durante las dos semanas que estuvo en vigencia la suspensión en Argentina se criticó la incongruencia del gobierno ya que no se aplicaron revisiones sanitarias rigurosas a los pasajeros que venían de México previa escala en Chile, Panamá o Estados Unidos”.

    me quedo preocupada porque hasta ahora no me he encontrado con nadie a quien le haya sugerido leer este ‘Diario de la Epidemia’ que parezca haber registrado la gravedad de la medida en términos de… disputa por la asignación de sentidos. hubo quien pensó que no valía buscar puntos de contacto entre la situación de los exiliados de la dictadura argentinos pudiendo entrar a México y los mexicanos (viajantes de Aeroméxico o Mexicana…) no pudiendo entrar a Argentina, porque no eran situaciones comparables. y hubo quien sintió que la medida de impedir el ingreso a los mexicanos era razonable para protegernos.

  4. “Países endémicos”, que divino!!!, esa es una buena entrada para el Diccionario.
    Y en torno a tu preocupación, creo que las consecuencias en el plano de lo cultural en torno a todos estos despropósitos, se dejarán sentir mucho más adelante. Vuelvo a insistir en que la producción arbitraria y autoritaria de “zonas de riesgo cero”, revestidas de un aura cientificista, abonarán a una cada vez mayor docilidad y consenso en torno a las medidas que, en aras de la seguridad se tomen. Quizás, en una rápida reflexión en torno a a la falta de “comparabilidad” histórica entre el exilio y un virus, a la que aluden muchísimos comentarios, estriba justamente en la capacidad de estos riesgos de anular la historia y colocarse en el territorio de la totalmente inédito. Entre otras muchas cosas, el virusito ha puesto a re-flotar la cuestión de las fronteras nacionales. Pero esto requiere un análisis de mayor profundidad.
    Gracias Flor(e)

  5. Dorix says:

    Me dejas pensando en el aislamiento de lo que se percibe como amenaza para la seguridad y no puedo evitar acordarme de Minority report (http://www.imdb.com/title/tt0181689/) y de la eliminación de esas “amenazas” antes de que se concreten.

    PD: No estaba muerta ni andaba de parranda, el torrente de asuntos pendientes que se hace enorme en estos días post-arraigo-domiciliario-involuntario, derivó en la falta de tiempo para visitar blogs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *