Volver al inicio

Las listas infinitas de Umberto Eco

Enviar por e-mailEnviar por e-mail

Cualquiera que haya leído El nombre de la rosa u otra de las novelas de Umberto Eco se da cuenta que a este intelectual italiano le fascinan los listados. En varias partes de sus obras de ficción se describen listas detalladas y ordenadas de objetos, muchas veces absurdos. La lista es el origen de la cultura. Es parte de la historia del arte y la literatura, ¿Qué es lo la cultura busca? Hacer el infinito comprensible, explica Eco en una entrevista publicada hace unos días en la edición internacional de Der Spiegel, la célebre revista alemana y añade provocador: me gustan los listados por la misma razón que a otros les gusta el futbol o la paidofilia. Cada uno tenemos nuestras preferencias. Esta charla puede verse en http://www.spiegel.de/international/zeitgeist/0,1518,659577,00.html

Por esto no resulta sorprendente que Eco vuelva a la escena cultural con un libro y una exposición, actualmente montada en el Museo Louvre, con el tema de las listas, elencos o catálogos. Resulta que desde hace unos cinco años, este museo parisino tiene la excelente práctica de invitar a una personalidad de la cultura mundial para que proponga una exposición distinta –  un regard nouveau, le llaman – de colecciones del museo. La escritora estadounidense Tony Morrison estuvo en 2006; el músico francés Pierre Boulez en el 2008 y este año el invitado es Umberto Eco, el célebre intelectual italiano, autor de varias novelas con gran éxito editorial y muy buena crítica; libros de ensayos ya clásicos como Apocalípticos e integrados ante la cultura de masas, tratados de semiótica, historias de estética, textos periodísticos, diálogos con cardenales y demás.

La exposición se titula en italiano Mille e tre, (Mil y tres) y busca seguir  la evolución del concepto de listas o listados a través de la historia de la cultura; ¿cómo ha cambiado, desde su primitivo uso en las tradiciones funerarias a los procesos creativos en los artistas contemporáneos o las millones de referencias que da Google a la menor provocación. Como era de esperarse, con un “curador” sui generis como Umberto Eco, la muestra no se limita a un conjunto o listado de obras, sino que abarca más de 20 actividades artísticas entre el 11 de noviembre y el 13 de diciembre (aunque Mille e tre estará montada hasta el 8 de febrero) como conferencias con Eco, Anthony Graffon, Omar Calabrese; lecturas de libros, exhibiciones de películas, representaciones teatrales, conciertos (Zbigniew Rybczynski, Luciano Berio) y ballet. Hay que destacar un magno espectáculo multimedia en la pirámide del museo, dirigido por Luvodic Lagarde, con video, performances, literatura (Homero, Victor Hugo, James Joyce, Georges Perec, Olivier Cadiot, Eco) y con música en vivo con Rodolphe Burger y Yuksek. Esta actividad está programada para el 1ero de diciembre a las 8 de la noche. Todavía hay tiempo, por si algún imaginario lector se interesa en asistir, el boleto sólo cuesta 10 euros.
http://www.louvre.fr/llv/exposition/liste_expositions.jsp?bmLocale=en

Para quienes no vamos a tener la suerte de acudir a la exposición del Louvre, tenemos el consuelo del libro escrito por Eco y publicado por Lumen apenas hace unos días con el título de El vértigo de las listas.

En el prólogo podemos leer: cuando el Louvre me encargó que organizará, a lo largo del mes de noviembre del 2009, una serie de conferencias, exposiciones, lecturas públicas, conciertos, proyecciones etcétera sobre un tema de mi elección, no lo dudé ni un momento y propuse como tema la lista, o el elenco (y, como veremos, también se puede hablar de catálogo o de enumeración). ¿Por qué se me ocurrió esta idea?

Si bien era una idea que yo tenía clara, nunca me había puesto a confeccionar un registro detallado de los infinitos casos en que en la historia de la literatura (desde Homero pasando por Joyce hasta nuestros días) aparecen listas, aunque de inmediato acudían a mi mente los nombres de Perec o de Prévert, de Whitman o de Borges. El resultado de esta caza ha sido prodigioso, hasta el extremo de causar vértigo... (...) mi investigación debía servir también hacer ver cosas tanto en el Louvre como un volumen como éste, que se inserta en la onda de los dos anteriores Historia de la belleza e Historia de la fealdad. (...)

En conclusión, la búsqueda de las listas ha constituido una experiencia muy excitante, no tanto por lo que hemos conseguido incluir en este volumen como por todo aquello que hemos debido excluir. Es decir, se trata de un libro que forzosamente ha de terminar con un etcétera.

Mi conclusión minimalista – además de la envidia maximalista que siento por quienes van a estar en Paris durante los días de la muestra – es que por fortuna, tenemos etcétera para largo.

Agradezco a dos lectores no tan imaginarios (Christopher y Eduardo) quienes me hicieron llegar, por separado, la referencia de la entrevista de Eco en Der Spiegel.

elcierzo Categorías: 
0 Comment(s) to the "Las listas infinitas de Umberto Eco "

Añadir nuevo comentario

  • Más reciente
  • Más popular
Foto conmemorativa por los 50 años de la carrera de Comunicación. Foto: Roberto Ornelas
“La historia es de quien la cuenta, y lo que se cuenta, aunque...
Jueves, Noviembre 1, 2018 - 00:30
Foto: Archivo
Usar software como GoogleDocs no es gratis: pagas con tu información...
Jueves, Noviembre 1, 2018 - 00:30
Ignacio de Loyola experimentó en el proceso de reconstrucción de sí mismo.
¿Vacío de todo? ¿Sin rumbo ni fuerzas para saber a dónde ir? En la...
Jueves, Noviembre 1, 2018 - 00:30
Pieza Cántico del descenso I, 2014. Foto: Cortesía
Silencio. Recuerdos. Historia. También, en palabras de Cynthia...
Jueves, Noviembre 1, 2018 - 00:30
sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin