Volver al inicio

Los Tigres del Norte en el New Yorker

Enviar por e-mailEnviar por e-mail

Podría parecer un signo de estos tiempos posmodernos que el buque insignia de la música norteña - popular por antonomasia - Los Tigres del Norte, sean el tema de un reportaje en las páginas de la revista The Newyorker, símbolo de la cultura cosmopolita. Sin embargo, conociendo los temas que se han tratado en los 85 años de esta revista y que van desde los crueles asesinatos en Kansas que dieron origen a Sangra fría de Truman Capote, los cuarenta y tantos reportajes de Seymour M. Hersh sobre salvajes excesos del ejército estadounidense (My Lai, 1968; Chile, 1973; Abu Ghraib, 2004) o las crónicas de Jon Lee Anderson en cualquier lugar de mundo, no resulta extraño ni fuera de lugar esta crónica de Alec Wilkinson titulado “Inmigration Blues” y que fue publicado en la edición del pasado 24 de mayo. Los imaginarios lectores pueden consultar un fragmento de este texto aquí

http://www.newyorker.com/reporting/2010/05/24/100524fa_fact_wilkinson

Aunque hay otras lecturas posibles, creo que se pueden reconocer tres partes en el texto; la importancia de este grupo entre los públicos latinos en Estados Unidos; el perfil personal y la trayectoria Los Tigres (los cuatro hermanos Hernández y su primo Oscar Lara) y el “norteño” como una de las expresiones más importantes de la música latina.

Para dar cuenta de la enorme popularidad de estos músicos, el autor de la crónica viajó con ellos en su lujoso camión en una gira por Texas en diciembre del 2009. Algunos datos son impresionantes: presentaciones con 200 mil personas en México o Estados Unidos, ventas por más de 34 millones de discos, record de mayor asistencia en el Astrodome de Houston, comparten agente de prensa con los Rolling Stones y Elton John, sus presentaciones en vivo (“bailes”) pueden durar hasta 8 horas y por lo general, lo hacen con sólo dos o tres canciones previamente acordadas, el resto son peticiones del público. No hay muchos grupos musicales en el mundo que puedan competir con estas cifras.

La crónica recorre en términos periodísticos la trayectoria de Los Tigres: sus orígenes en Sinaloa, la migración a San José, la anécdota del nombre, sus primeros conciertos, su adaptación a la vida en California, sus grandes éxitos (de “Contrabando y traición o Camelia, la texana” a “La granja”), sus opiniones sobre los narco corridos y la censura, sus vistosos trajes y hasta una entrevista con Consuelo, la madre de cuatro de los Tigres, quien vive en Calexico.

Se cuenta el origen de la música norteña o la “polka mexicanizada”. A fines del siglo XIX llegaron al norte de México inmigrantes de Europa central a trabajar en las minas de cobre con sus acordeones y parte de su folklore. Esta música se mezcló con la épica y el romanticismo de la tradición oral española y se desarrolló en dos vertientes: los corridos para contar las violentas hazañas de los héroes populares y los boleros para cantarle al amor y el desamor. Varias décadas después, en los años 50 del siglo pasado, surgen en Monterrey las primeras bandas de lo que hoy conocemos como música nortaña y  Los Tigres del Norte o “Los jefes de jefes” como también se les conoce, son los principales exponentes y cuya fama se ha extendido a Europa gracias a la promoción que les hace el escritor Arturo Pérez Reverte, uno de sus fans más célebres. . .

El texto de Wilkinson es ágil y se deja leer con gusto e interés. Sin embargo, hasta a los mejores tiradores se las va una liebre; en el reportaje se menciona a “Rosa Marada” como el poblado natal de los Hernández, pero lo correcto deber ser  “Rosa Morada (una ranchería de Mocorito, Sinaloa).

Video del promocional de la crónica en el Newyorker


Video de La granja (Los tigres del norte)

0 Comment(s) to the "Los Tigres del Norte en el New Yorker"

Añadir nuevo comentario

  • Más reciente
  • Más popular
Foto conmemorativa por los 50 años de la carrera de Comunicación. Foto: Roberto Ornelas
“La historia es de quien la cuenta, y lo que se cuenta, aunque...
Jueves, Noviembre 1, 2018 - 00:30
Foto: Archivo
Usar software como GoogleDocs no es gratis: pagas con tu información...
Jueves, Noviembre 1, 2018 - 00:30
Ignacio de Loyola experimentó en el proceso de reconstrucción de sí mismo.
¿Vacío de todo? ¿Sin rumbo ni fuerzas para saber a dónde ir? En la...
Jueves, Noviembre 1, 2018 - 00:30
Pieza Cántico del descenso I, 2014. Foto: Cortesía
Silencio. Recuerdos. Historia. También, en palabras de Cynthia...
Jueves, Noviembre 1, 2018 - 00:30
sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin