Volver al inicio

HERZOG: LA PREGUNTA POR EL ARTE

Enviar por e-mailEnviar por e-mail

Durante más de 45 años Werner Herzog  ha  realizado  en sus –ya más de 60–  películas una  indagación sobre misterio de  la vida humana. La tentativa  ha implicado hacernos partícipes  de una curiosidad insaciable, la  mirada que viaja  siempre más allá  de lo que encuentra en sitios inhóspitos y majestuosos. Seres   extraviados y visionarios desadaptados, aventureros excéntricos  y románticos ecologistas locos que bordean el abismo, habitan  los relatos de Herzog sobre la disolución del hombre en la naturaleza. Las  imágenes de sus películas son recordatorios de la angustiante violencia de  aquello que ambicionamos  o soñamos.  La  pregunta que  pareciera guiar  los trabajos del cineasta alemán de 70 años es la pregunta sobre la belleza primigenia: la del alma humana que  se expresa.

En La Cueva de los sueños olvidados, la búsqueda  de Herzog se ahonda en uno de los más insondables misterios: el origen de nuestra evolución.  El documental  rodado  durante seis días  en el interior de la Cueva de Chauvet (Francia) –cinco galerías de más de medio kilómetro de largo y 50 metros de ancho–, nos  pone en contacto con pinturas rupestres pertenecientes al Paleolítico Superior datadas en  más de 30,000 años antes de nuestra era. A la manera de una  metáfora sobre la creación del lenguaje, este testimonio sobrecogedor de la presencia del hombre en la tierra  logra, como ha expresado Francisco  Calvo Serraller,  “hacer un hueco al pasado hasta fondear en la noche de los tiempos  para allí  hallar el resplandor de la primigenia luz, que  todavía nos alumbra”. 

La cueva de  los sueños  olvidados  es mucho  más que el recorrido  en  tercera dimensión por un santuario inaccesible. Lo que con delicadeza casi sublime  miramos  en  las  paredes  de las  naves calizas del monumento rupestre, es  una evocación del origen común de la humanidad, la red de vínculos con todos los seres vivos con los que compartimos  el universo; lo que nos hermana con  el fuego y las estrellas.

Venados, caballos amarillos, rinocerontes; un león de las cavernas olisquea a lo que pudiera ser  una leona con la que busca aparearse. La cerviz de un caballo negro surge de la misma roca. La figura de un  hechicero, mitad bisonte y mitad hombre, parece abrazar a una mujer (con una  asombrosa coincidencia con  cuadro de Picasso “Minotauro acariciando una mujer dormida”, que el pintor creó en 1933), representada sólo por unas piernas (con sus caderas) y el triángulo de vello púbico. En el hondo silencio  de la caverna, en la galería donde manos como las nuestras buscaron la belleza, el primer lenguaje de la especie palpita: dice de  los sueños humanos. 

Como  extasiados visitantes de  La cueva de  los sueños olvidados  conocemos  la cotidianidad de nuestros ancestros prehistóricos y  las primeras muestras de su espíritu (¿la pintura, la escultura?, ¿los antecedentes de cine?). Guiados por  mirada y la voz del propio Herzog, nos sumergimos en una especie de meditación  sobre el origen de arte  y sobre lo que hemos sido.

La transformación-evolución de las especies ha creado  formas de vida y belleza inauditas. Al final, el film  muestra en las inmediaciones de la Cueva (en una de las principales plantas nucleares de Francia los vapores radioactivos del agua utilizada para enfriar los reactores han sido aprovechados para modificar el entorno y crear una biósfera tropical)   la existencia de un criadero de cocodrilos albinos, vestigios vivos que recuerdan el papel del hombre para intervenir y manipular el proceso evolutivo.

0 Comment(s) to the "HERZOG: LA PREGUNTA POR EL ARTE"

Añadir nuevo comentario

  • Más reciente
  • Más popular
Scorsese da instrucciones a Garfield durante la filmación.
La gente hace los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola...
Sábado, Abril 1, 2017 - 00:30
Imagen del libro «Dos conejos blancos», de Jairo Buitrago y Rafael Yockteng
La producción literaria dirigida a los niños es el claro reflejo de...
Sábado, Abril 1, 2017 - 00:30
Volkow es directora del National Institute on Drug Abuse (NIDA), en Estados Unidos. Foto: NIDA/Flickr
Mientras la Segunda Guerra Mundial cobraba fuerza en Europa, León...
Sábado, Abril 1, 2017 - 00:30
Pieza de La Internacional Errorista, del colectivo Etcétera, Argentina, 2005. Foto: gupoetcetera.wordpress.com
En 1992 el artista tailandés Rirkrit Tiravanija cocinó y sirvió...
Sábado, Abril 1, 2017 - 00:30
sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin